Post Image

NO TE GUARDES NADA

0

Nota: Leandro Bravo / Fotos: Luguedo.

El sábado el Centro Cultural San Isidro se cubrió de misterio y delicadeza para recibir a Barco. La banda de rock alternativo se juntó con Lemans para hacer una fecha cargada de psicodelia.

A eso de las 21 horas la gente ya había tomado asiento en el recinto. Sí, asiento: el CCSI tiene un anfiteatro que está preparado para recibir tanto obras de teatro como recitales. Es un lugar que va en declive, donde te encontrarás inmediatamente con el escenario. Se ve bien de todos lados, tanto para el que está en un córner como para el que quiere estar parado disfrutando de una cerveza artesanal en el pullman.

La noche comenzó con Lemans. La psicodelia de sus temas y la energía que le pone Piwa, su vocalista, puso a todos en una nave espacial que despegó e hizo corear y bailar en el lugar a todo el recinto. El subir y bajar del escenario involucró al público dentro de la banda. Los sintetizadores y la sonoridad del grupo hacían evadir de la realidad y así volar por toda la vía láctea. Muchas veces no se destaca a aquellos que no están en la banda (frente al público) pero sí en el escenario: el juego de luces fue perfecto y ambientó de manera fantástica el CCSI.

A las 23 horas, luego del viaje astral, bajamos a Tierra y soltamos amarras para que Barco nos pasee por todo su repertorio. La banda liderada por Alejandro Álvarez es difícil de encuadrar en un estilo. Se podría decir que es rock alternativo pero tiene mucho de funk, lounge y rock experimental. Es un misterio y eso es lo que sorprende. Creo que no llueve más, Bien ahora sí y Bronce fue el tridente elegido para dar la bienvenida a esta noche mágica. “Vamos a ponernos un poco heavy metal” dijo el cantante antes de empezar a rasguear Era, es, será, tema que da nombre a su último disco, editado en diciembre de 2016. Cuando terminó el track, la banda buscaba a su público. No porque no había nadie, todo lo contrario, la gran potencia de las luces cegaban al vocalista: “ustedes nos ven bárbaro, demasiado diría yo” dijo divertido y pasó directamente a un estilo playero con El recuerdo.

Fue un show que duró poco más de una hora y recorrió 16 temas. Cuando promediaba el tema diez, Las dos en el taxi, comenzaron los amagues de terminar el cotejo. La gente no quería escuchar la palabra final aún y lo demostró bailando y palmeando en No te guardes nada: el público hizo caso.

Durante la presentación de Barco las luces fueron un punto importante. Los magenta, los verdes y los blancos hicieron que la experiencia sea completa. Capaz para los fotógrafos fue complicado el capturar momentos clave porque también jugaron mucho con los oscuros, las luces apagadas, los rojos y azules. La noche comenzó a cerrarse: El no lugar y Sobre la superficie dieron punto final a esta fecha cargada de música y excentricidades.

En Bienvenidos al Ghetto nos dedicamos a hacer notas, entrevistas, perfiles, fotografías, y a indagar en los sucuchos nuevos e intentar conocer tu ghetto, como lo dice el nombre. Tenemos ese gen de la sorpresa a flor de piel, ese genoma que se tenía antes donde la gente iba al teatro o al cine y no importaba qué era lo que iba a ver. Claramente hoy en día la información está al alcance de la mano, la sorpresa se va perdiendo y todos somos un poco más sesudos a la hora de elegir a dónde vamos. En la puerta del Centro Cultural San Isidro una señora de aproximadamente 65 años iba con su marido (un poco más grande que ella) y preguntó sobre qué era la obra de teatro: “Señora, son dos bandas de música”. ¿Ustedes creen que eso hizo que dé media vuelta y se vaya? No, arrastró a su pareja adentro y no se llevó ningún chasco: tuvieron un gran show y hasta podemos asegurar que Lemans y Barco tienen dos fanáticos nuevos.

El trio de rock progresivo acaloró la helada noche del domingo 16 en la presentación
Antes de la fecha más importante de su carrera, hablamos con Juan Ignacio La Fontaine.
Mediante un video en su cuenta de Facebook, el guitarrista se refirió a ciertos problemas
El sábado Vorterix destiló vértigo, birra y el carisma de The Dead Daisies, un supergrupo
El Teatro nunca fue más de Flores que la noche del sábado con la presentación

Comentario