Post Image

EL DESTACADO DEL FESTIVAL NUESTRO: EL CUARTETO DE NOS

0

Nota: Pata Marsilla / Fotos: Gentileza Festival Nuestro.

Los uruguayos la rompieron en medio de grandes artistas locales y enfiestaron a propios y extraños. La energía del cantante, la variedad de ritmos y la lista plagada de hits fueron los ingredientes de este cocktail explosivo. El detalle: fueron los únicos que presentaron nuevo material.

El sol caía por detrás del Escenario Churro, iluminando de lleno con sus últimos destellos el Escenario Ñ. Sobre él, brillaban las clavijas del bajo que esperaba en reposo a que Santiago Tavella le brinde el calor de sus manos. Cuando el músico estuvo ocupando su lugar, justo por delante del tecladista Santiago Marrero y en el costado opuesto del guitarrista Gustavo Atuña, quedó un hueco ante la batería de Alvin Pintos. La introducción de Buen día, Benito se hizo un tanto más larga que en la versión de estudio para darle tiempo a Roberto Musso de hacer su entrada teatral al Festival Nuestro.

El frontman irrumpió en el escenario corriendo y con su cara cubierta por un pasamontañas, como lo haría el rencoroso personaje que protagoniza la canción en el hogar de su amigo-enemigo. Al llegar al clímax del tema avisando que “después de esta visita seguro quedamos a mano”, el gorro se convirtió en una suerte de palo con el que Musso castigaba el suelo. Inmediatamente le colgaron la guitarra al frenético cantante para interpretar El hijo de Hernández. Eso no logró dejarlo quieto y en cada momento que podía desentenderse del instrumento, volvía a tomar el micrófono con sus manos para recorrer el escenario de punta a punta.

Sin mediar palabra y desde Raro (2006, el disco que les trajo el primer salto de popularidad internacional) llegó Ya no se qué hacer conmigo, el hit que repasa hasta el cansancio todas las facetas atravesadas: “vos siempre cambiando, ya no cambiás más”. La frase aplica a la historia de los charrúas. La banda misma divide su historia en dos: los comienzos casi lúdicos, el salto de Otra Navidad en las trincheras (el disco de rock más vendido de Uruguay) y la polémica con El día que Artigas se emborrachó (estuvieron cerca de afrontar un juicio militar en plena democracia, una locura), por un lado; por el otro, el compilado de 2004, la explosión internacional con el mencionado Raro y la partida de Ricardo Musso por el vuelco de la banda hacia un sonido más electrónico en la salida de Bipolar.

En Enamorado tuyo tomó la voz principal el bajista, cediendo su instrumento al tecladista. Roberto es un rock del líder hablándose a sí mismo y exagerando un falsete en el estribillo, para luego terminar el tema avisándose que “el día que no escuches esas voces es que vas a estar muerto” y dejándose caer sobre el escenario para finalizar con el ruido del micrófono muriendo contra el piso. “Gracias por los aplausos, es la única forma de tomar aire” bromeaba el cantante con algo de verdad: en muchos pasajes se notaba lo que le costaba respirar. El despliegue escénico y la impronta rapera son una combinación complicada, pero le valieron El Destacado del Ghetto.

Gaucho Power (“es la primera vez que la tocamos en Argentina”) y Apocalipsis zombi (“esta es estreno absoluto, tampoco la tocamos en Uruguay”) fueron los estrenos del disco que acaba de ser editado (contó con la producción de Cachorro López), cuya presentación anunciaron para el 19 de agosto en el Luna Park. De la emotividad de No llora a la euforia de Miguel gritar e Invierno del 92, los orientales repasaron toda su discografía internacional. El cierre con Yendo a la casa de Damián fue la frutilla del postre para dejar de preguntarse “por qué me cuesta tanto llegar”. El Cuarteto de Nos ya llegó, va a ser una larga espera hasta que vuelvan. O quizás no tanto…

El trio de rock progresivo acaloró la helada noche del domingo 16 en la presentación
Antes de la fecha más importante de su carrera, hablamos con Juan Ignacio La Fontaine.
Mediante un video en su cuenta de Facebook, el guitarrista se refirió a ciertos problemas
El sábado Vorterix destiló vértigo, birra y el carisma de The Dead Daisies, un supergrupo
El Teatro nunca fue más de Flores que la noche del sábado con la presentación

Comentario