Post Image

“FALTAR A LA SINCERIDAD DE UNA CANCIÓN SERÍA FALTÁRSELA AL ARTE”

0

Nota: Romina Hidalgo / Foto: Fernando Agra.

Antes de su paso por el Teatro Flores el miércoles 24, Darío y Lucas –cantante y guitarrista respectivamente- se sometieron al cuestionario de BAG transformándolo en una amena charla de bar.

El miércoles 10 pasó algo poca veces visto: el pueblo argentino se autoconvocó a Plaza de Mayo para demostrar el descontento con el 2×1 que permitiría que genocidas de la última dictadura puedan salir en libertad. Por este motivo, De la Gran Piñata decidió pasar su conferencia de prensa para el lunes siguiente: “Nos pareció importante, una movida histórica en la que teníamos que estar. Es algo que define los 30 años de la nefasta historia argentina”.

BAG: ¿INFLUYE LA SITUACIÓN ACTUAL DEL PAÍS EN LA MÚSICA?

DLGP: Vemos cambios. Desde ya, la crisis económica se ve reflejada tanto en nuestro día a día como en el simple hecho de comprar cuerdas. La inseguridad que estamos viviendo no los últimos dos años, los últimos quince; cómo fue acrecentándose la “sensación” que ya no lo es. Desde nuestro lado lo que podemos hacer es recordarle a los pibes lo que nos parece que es correcto: “Cuídense, anden con cinco ojos”. No debería ser lo normal, es lo que nos toca vivir y creemos que nuestro aporte es buscar lugares que estén acordes a lo que estamos viviendo: que pase gente, que no sea cualquier lugar ni horario. Tenemos que estar pendientes de otras cosas que no nos ponen solo en el lugar de músicos sino también de productores, meternos en una movida que no es por la que elegimos hacer música. Pero es la realidad que nos toca. Es así.

BAG: ¿LES PESA TENER QUE PENSAR TODAS ESTAS COSAS?

DLGP: Totalmente. Pesa el hecho de pensar que una mujer que viene a verte, tranquilamente puede no volver a la casa. Es una locura estar viviendo este tipo de inseguridad en el que todo vale. Pibes y pibas que nos vienen a ver tienen una familia que los están esperando y para nosotros lo fundamental es que todos vuelvan. Vamos aprendiendo día a día, todo se va modificando y creemos que inseguridad es también morirse de hambre. En lo que uno vive también pesa, en un montón de cosas.

BAG: ¿INFLUYE A LA HORA DE COMPONER?

DLGP: No, la música viene sola. Lo que pensamos se ve reflejado hasta en las notas musicales que elegimos, el famoso y tan quemado “que hablen las canciones” es así. Lo vemos reflejado en la gente que nos viene a ver: sin quizás nunca haber bajado una línea directamente, coincidimos.  Hay algo más allá de la información neta y escrita que tiene que ver con de dónde venimos y el momento. Por eso creemos que los discos te representan en la época en que salen, hablan por lo que estamos viviendo.

BAG: ¿ADAPTAN LA MÚSICA A SUS LETRAS?

DLGP: Si y viceversa. Van de la mano, tienen que contar algo. Nunca nos salió escribir algo oscuro con acordes mayores o para que suene en la radio ponerle determinada velocidad. Sale la letra y quizás lo que está diciendo te deja inmerso en un clima que al agarrar la guitarra no te salen otras ideas. Muchas veces pasa al revés, lo que se considera que se está tocando no necesita más letra que dos palabras porque lo demás lo dice la música. Seríamos poetas si solo escribiéramos.

Al conocerse por más de 8 años, la formación actual se permite relajarse sobre el escenario en cuanto a lo musical y entenderse sin siquiera hablar. Los ensayos transcurren fuera de la sala y no se permiten la repetición, para conmover y conmoverse. Las distintas energías que fluyen marcan el ritmo del vivo de la banda ‎berazateguense con más de 13 años de ruedo.

BAG: ¿ESCRIBIERON CANCIONES PENSANDO EN LO QUE LE PODÍA GUSTAR AL PÚBLICO, POR LA MOTIVACIÓN QUE LES TRASMITEN?

DLGP: No, nunca nos condicionó. Hacer eso sería faltar a los que nos inició en esto que es hacer lo que nos gusta. Es dedicarse al arte, hoy en día una de las cosas más genuinas que nos quedan. Faltar a la sinceridad de una canción sería faltársela al arte. Sí una vez con el tema cerrado uno piensa: “Qué flash cuando lo esté tocando en vivo y ver las caras”.

BAG: ¿NOTAN EL CAMBIO QUE TUVIERON EN LOS DISCOS A TRAVÉS DE LOS AÑOS?

DLGP: Si, desde ya. En el último tenemos un equipamiento que hace doce años no teníamos. Grabábamos con lo que había, los tres primeros discos los masterizó Nico (bajista) y el último decidimos hacerlo con Ariel Lavigna y masterizarlo en Nueva York. Sin renegar del pasado, se dio un paso importante. Hay cambios desde la composición, los arreglos, todo.

BAG: ¿QUÉ SIENTEN AL MIRAR PARA ATRÁS Y VER TODO EL CRECIMIENTO?

DLGP: (El cantante Darío Pantera Giuliano reflexiona) Nostalgia… Nostalgia de acordarte no solo del momento de grabar el primer disco sino que a mi me prestaron una guitarra y un equipo porque no tenía. En ese momento yo pensaba “qué bueno sería tener una viola, la puta madre” y varios años después poder grabar con la mía propia, en un estudio como Romaphonic, poder hacer que lo mastericen afuera… Mirando para atrás pienso: “Qué loco cómo los sueños se transforman en realidad”. Más allá de la suerte en sí, lo logramos con mucho laburo y la fortuna de encontrarnos como equipo.  Estamos en la época y el lugar donde queremos estar con todo lo que dejamos para llegar.

Cuando algo sale del corazón tarde o temprano llega al del otro, esa es la filosofía de vida de una banda que de a poco despega apuntando a llegar a un Luna Park o un Estadio Obras, lugares donde ellos disfrutaron de tantos recitales. Pero siempre con los pies en la tierra y festejando el hoy sin proyectar mucho más allá.

El trio de rock progresivo acaloró la helada noche del domingo 16 en la presentación
Antes de la fecha más importante de su carrera, hablamos con Juan Ignacio La Fontaine.
Mediante un video en su cuenta de Facebook, el guitarrista se refirió a ciertos problemas
El sábado Vorterix destiló vértigo, birra y el carisma de The Dead Daisies, un supergrupo
El Teatro nunca fue más de Flores que la noche del sábado con la presentación

Comentario