Post Image

ME ACOMODO EL CORAZÓN

0

Nota: Romina Hidalgo / Fotos: Fernando Agra.

Cumplimos dos años y lo festejamos en Beatflow con bandas amigas. Saludos desde el escenario y distintos sonidos llegaron a la noche palermitana con más fuerza que nunca.

Hace meses se los encontraba en el mismo lugar con distinta cantidad de gente pero las mismas ganas. Esta vez el recinto estaba lleno a pesar de la fría noche que presentaba el sábado en Palermo: buzo, campera, bufanda y gorro listos para rockear.

Los nuevos cortes de Viejos Komodines tenían manija a más de uno: la fuerza de Fackiu y el funk de Los tarados se llevaban las mayores expectativas pre-recital. No obstante, desde De las cavernas huecas hasta Luna, cada una de las canciones que sonó dejó de cabeza a todos los presentes: pogos, agite y coros estuvieron presentes a lo largo de la velada.

Los sonidos del grupo cambian de canción en canción. Desde la paz de Samba de los perdidos hasta el power de Un puto cuento de hadas transmiten “ese no se qué” que tiene la banda a la hora de salir al entablado. Las charlas entre los integrantes y los gritos desde el público pidiendo “que hable Jonhy”  generan el clima compinche que ellos pretenden, con luces que jugaban encajando perfectamente en cada oportunidad.

Estamos en 2017 y el under también está aggiornándose, Komodines no se queda atrás y ya no espera a tener varios temas para sacar el disco. Su nueva propuesta es plasmar las ideas a medida que llegan y mostrárselas a su público con video clip incluido. La nueva era llegó a la música: “cambia todo, hasta tu look”.

La última canción fue la estrella nacida en 2008 en Tempestad, cuando la banda tenía una formación que fue cambiando a los largos de los años para llegar a consolidarse hoy con Diego en teclados,  Pablo en bajo, Jonathan en batería y Javier en la voz cantante, como siempre. Un grupo de amigos que genera música y disfruta de hacerlo. Un amor sideral que nunca vas a comprender.

Para calentar el escenario salió antes Señor T y Los Tábanos, quienes dejaron todo a punto caramero para que VK haga su magia. Diez canciones recorrieron su historia con un sonido magnífico que sorprendió a todos los presentes. La sala de Beatflow se encontraba llena para esa hora.

No solo sonaron clásicos de la banda como Africano y Por qué tan serio (que abrió la presentación) sino que salieron a la luz varios temas nuevos: Perseguidor, Blues, Pantano, Es una pena, El gusto del amor y A cada golpe. Mucha manija para lo que está por venir. En palabras del propio Damián Tejero (cantante): “Mezcla de pasado y presente es el futuro, así que así estamos”.

El banner detrás de Adrián Kohan (baterista) mostraba el nombre y las figuras tan particulares que forman su arte, al mismo tiempo que se escuchaba “Vamo´vamó Tábanos” en cada silencio que se hacía: el público siempre es agradecido con su banda de rock. Sebastián Iriarte se mandaba solos maravillosos para dejar boquiabiertos a los que recién los conocían mientras Juan Leonardis y Diego Blanco (en guitarra y bajo respectivamente) hacían de las suyas incluyendo hasta bailes.

A Secas fueron los encargados de romper el hielo de la fría noche y poner en calor los cuerpos de los primeros asistentes. Lo lograron y no hubo persona que no moviera la cabeza al ritmo que ellos marcaron.

Tres bandas en una noche generosa que llenó de rock a Palermo ante tanto cachengue que se ofrece a pocas cuadras. Con sus discos en el banner, Beatflow le abrió las puertas a los sedientos de buena música para que la noche del sábado recién empezara.

El trio de rock progresivo acaloró la helada noche del domingo 16 en la presentación
Antes de la fecha más importante de su carrera, hablamos con Juan Ignacio La Fontaine.
Mediante un video en su cuenta de Facebook, el guitarrista se refirió a ciertos problemas
El sábado Vorterix destiló vértigo, birra y el carisma de The Dead Daisies, un supergrupo
El Teatro nunca fue más de Flores que la noche del sábado con la presentación

Comentario